Friday, February 21, 2014

190000 en 39

Aunque ya entramos en el Neolítico, en particular en el Neolítico chino, por sugerencia de Leo Fariña tomamos un poquito de distancia para mirar el año que viene, los 39 años que vienen, con contexto. El libro de marzo será "The 10,000 year explosion". Hay review en Wikipedia. El argumento parece ser que, contrario a la convencional wisdom, el ser humano sí varió bastante biológicamente en los últimos 10,000 años. Incluso: que la evolución se aceleró.

(Personalmente, y puesto así, el agumento no me impresiona: mi primera reacción ante la pregunta sería: "seguramente evolucionamos a una velocidad más rápida que antes, porque los cambios ambientales fueron grandes; pero el tiempo es muy poquito como para que haya habido cambios biológicos importantes a pesar de esa acelaración; además, la evolución por selección natural ahora sí se acabó, o se limitó muchísimo, en el Homo Sapiens, por la medicina"). Pero ese es mi prejuicio inicial antes de leer el libro. Veamos qué es lo que realmente dice.

Les recuerdo que la idea original es que cada año haya un coordinador distinto de lecturas. En otras palabras: este puesto está vacante. Encantado si alguien lo quiere tomar. Plan B: si nadie quiere tomarlo, al menos son bienvenidas las sugerencias de lecturas. En principio mi idea sería rellenar algunos casilleros continentales (Europa, quizá las Américas, quizá África) antes de encarar "civilizaciones". El plan más ambicioso de todos sería encarar "civilizaciones" pre Egipto durante 2014; y dejar Egipto para todo el 2015. Pero quizás es chu mach.

Monday, February 3, 2014

El caballo, la rueda... sobre todo el caballo

Me gustó mucho el libro de David Anthony; recién lo termino. Y sí, admito que salteé algunas partes sobre las posiciones de los cadáveres en los kurganes de Trypolite-Curcumi o como se llamara... Para los que no leyeron, un comentario y una recomendación:

Como dice Pamelita, toda la historia de la domesticación del caballo, porque involucra al autor del libro y a su "wife and fellow anthropologist". El tipo descubrió que el "filete" de la rienda, es decir, la parte que es mordida por el caballo, deja unas marcas mínimas (un par de milímetros) en los dientes. Por lo tanto es posible saber, con una calavera de caballo, si fue domesticado o no. 

Es fascinante la historia, además, de los motivos por los cuales se domestcó el caballo. No era para las carretas, ni para monetarlo: era para comerlo. Ya desde hacía tiempo se comía caballo (y me dicen que en Suiza y otras partes es un plato muy valorado) y domesticarlo tenía una ventaja decisiva. A diferencia de cabras, Bos Aurochs (OK: vacas) u ovejas, el caballo evolucionó en climas más fríos. Por lo tanto cuando hay una capa de hielo por las heladas, sabe golpear con sus manos el hielo para comer el pasto de abajo. Los otros domesticados, en cambio, se mueren de hambre.

Y ahora la recomendación: además de leer lo del caballo, los holgazanes de la mesa pueden leer la última parte de cada capítulo, que suele ser un resumen. No sé si siempre es así, pero creo que sí.

Ahora con China, que promete bastante. Vayan pensando materiales para este año. Ya completamos un 2,5% del programa, guys. No es poco.